Todo lo que tenés que saber acerca las Apneas del Sueño

Las Apneas del Sueño son una patología recurrente que muchas veces el paciente desconoce que la tiene. Son de fácil tratamiento y, siguiendo las recomendaciones de los profesionales, pueden mejorar la calidad del sueño en poco tiempo. ¡Te invitamos a leer este artículo para que aprendas más sobre ellas!

La apnea del sueño es una afección frecuente en la que la respiración se detiene y se reinicia muchas veces durante el sueño. Eso puede impedir que el cuerpo reciba suficiente oxígeno. Tal vez lo mejor es recurrir a un profesional de trastornos del sueño si alguien le dice que ronca o respira con dificultad mientras duerme, o si tiene otros síntomas de mala calidad del sueño como somnolencia excesiva durante el día.

 

Hay dos tipos de apnea del sueño:

 

  • La apnea obstructiva del sueño ocurre cuando las vías respiratorias superiores se bloquean muchas veces durante el sueño y eso reduce o detiene por completo el flujo de aire. Este es el tipo más habitual de apnea del sueño. Cualquier cosa que pueda estrechar las vías respiratorias, como obesidad, amígdalas grandes o cambios en los niveles de hormonas, puede aumentar el riesgo de apnea obstructiva del sueño.

  • La apnea central del sueño ocurre cuando el cerebro no envía las señales necesarias para respirar. Las afecciones médicas que influyen en la forma en que el cerebro controla las vías respiratorias y los músculos torácicos pueden provocar apnea central del sueño.

Generalmente, los síntomas más comunes los descubrimos a partir de otros que nos los indican, por ejemplo, ronquidos fuertes. Sin embargo, suele afectar nuestra calidad del sueño por lo que frecuentemente otro de los síntomas es cansancio diurno, somnolencia, fatiga, etc.

 

Te compartimos una lista de los posibles signos a tener en cuenta..

 

  • Ronquidos fuertes

  • Episodios en los que dejas de respirar durante el sueño (lo cual señala otra persona)

  • Jadeos al respirar durante el sueño

  • Despertarse con la boca seca

  • Dolor de cabeza por la mañana

  • Problemas para mantenerse dormido (insomnio)

  • Sensación de sueño excesiva durante el día (hipersomnia).

  • Dificultad para prestar atención mientras estás despierto

  • Irritabilidad

 

En el caso de presentar dos o más de estos síntomas, sugerimos visitar al equipo de profesionales especialistas en trastornos del sueño de la clínica.

 

 

Los estudios que se realizan para detectar esta patología son, en un principio, una polisomnografía nocturna en la cual el paciente pasa una noche en la clínica monitoreado para establecer un diagnóstico. Luego, realizamos tratamientos con equipos CPAP que son dispositivos para respirar, equipos de presión positiva continua en las vías respiratorias y los cambios en el estilo de vida para acompañar estos tratamientos. 

 

Si estos tratamientos no funcionan, es posible que se recomiende cirugía para corregir el problema que está provocando la apnea del sueño. 

 

Los tratamientos de la apnea pueden funcionar bien para controlarla, pero no todos los tratamientos son adecuados para todas las personas. Algunos tratamientos funcionan mejor para personas con apnea leve, mientras que otros son mejores para personas con apnea más grave. 

 

A veces es necesario probar un tratamiento específico antes de probar un tratamiento diferente. Algunos tratamientos implican cirugía para corregir una vía respiratoria estrecha o una parte específica de la vía respiratoria que puede colapsar durante el sueño. 

 

En cualquiera de los casos, siempre sugerimos consultar a profesionales.


 

Fuentes: https://www.fda.gov/consumers/articulos-en-espanol/siempre-esta-cansado-puede-tener-apnea-del-sueno 

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/sleep-apnea/symptoms-causes/syc-20377631

https://www.nhlbi.nih.gov/es/salud/apnea-del-sueno 

 

575fbe19-bb50-4cf1-b403-44c85b793aaa.png