Epilepsia y trastornos del sueño

La epilepsia es un trastorno del sistema nervioso central (neurológico) en el que la actividad cerebral normal se altera, lo que provoca convulsiones o períodos de comportamiento y sensaciones inusuales, y a veces, pérdida de la consciencia.

Dado que la epilepsia se debe a la actividad anormal en el cerebro, las convulsiones pueden afectar cualquier proceso coordinado por este órgano. Estos son algunos de los signos y síntomas de las convulsiones:

  • Confusión temporal

  • Episodios de ausencias

  • Rigidez en los músculos

  • Movimientos espasmódicos incontrolables de brazos y piernas

  • Pérdida del conocimiento o la consciencia

  • Síntomas psicológicos, como miedo, ansiedad o déjà vu

 

Los síntomas varían según el tipo de convulsión. En la mayoría de los casos, una persona con epilepsia tiende a tener el mismo tipo de convulsión en cada episodio, de modo que los síntomas serán similares entre un episodio y otro.

 

Generalmente, los médicos clasifican las convulsiones como focales o generalizadas, en función de cómo y dónde comienza la actividad cerebral anormal.

 

 

vladislav-muslakov-CwIU33KGToc-unsplash.jpg

La epilepsia nocturna..

 

Muchas veces no asociamos cómo esta patología puede llegar a afectar de manera directa en el ciclo del sueño de un individuo y cómo esto repercute en la vida cotidiana de esa persona.

 

Las convulsiones nocturnas son potencialmente peligrosas y aumentan el riesgo de sufrir lesiones durante las horas de sueño. Las personas que experimentan convulsiones nocturnas son más propensas a sufrir bajo nivel de oxígeno en sangre durante y después de la convulsión. También es más probable que continúen experimentando actividad cerebral inusual luego del ataque convulsivo.

 

Al igual que un ataque epiléptico diurno, las convulsiones durante la noche se dan sin previo aviso, poniendo el cuerpo tenso y los músculos rígidos, alterando la actividad de descanso del individuo. En la mayoría de los casos, la persona que sufre de estos ataques no es consciente de haberlos sufrido salvo cuando a la mañana siguiente se levanta con un fuerte dolor de cabeza e incluso lesiones o moretones provocados por una posible caída o golpe. 

Por lo general, puede existir la posibilidad de que el individuo haga ruidos extraños o no pueda controlar su cuerpo y esto provoque la caída de objetos que tenga a su alrededor.

 

Aquí te dejamos algunas recomendaciones para evitar lesiones nocturnas..


 

  • elegir una base para la cama baja, o colocar el colchón directamente en el suelo

  • poner un tapete de seguridad, como los de gimnasia, en el suelo junto a la cama

  • usar lámparas de pared en lugar de lámparas de mesa

  • mantener los muebles lejos de la cama

  • usar un monitor de convulsiones nocturnas que alerta a un ser querido cuando una persona tiene convulsiones


 

Es muy importante un temprano diagnóstico de esta patología para tratar los ataques epilépticos, mejorar la calidad de vida del paciente y evitar posibles lesiones durante la noche.. En Le Sommeil realizamos electroencefalogramas bajo sueño prolongado, un estudio que facilita el diagnóstico de la epilepsia. Una vez que detectamos la patología, se inicia el tratamiento correspondiente.