Parasomnias

Son clasificadas como trastornos crónicos que se arrastran habitualmente desde la infancia temprana pero, en un porcentaje bajo de pacientes, se prolongan más allá de la adolescencia.

Las parasomnias son un grupo de alteraciones muy variadas, en general benignas, típicas de la infancia o adolescencia, que a veces pueden durar y persistir en la edad adulta.

Se clasifican según la fase de sueño en la que aparecen y su significado. Unas aparecen en la transición del sueño a la vigilia (del despertar) o de la vigilia al sueño, otras son típicas del sueño lento, y otros de la fase REM. Las más frecuentes son el hablar durante el sueño o episodios de confusión al despertar.

¿Cuáles son los síntomas de las parasomnias?

Síntomas más habituales:

  • Sonambulismo.

  • Terrores nocturnos.

  • Pesadillas.

  • Despertar confuso.

2011_img_preview_infografico_trast_sueno.png

Parasomnias del despertar

Sonambulismo

Es un trastorno frecuente en la infancia y suele desaparecer con la edad. Consiste en el desarrollo, durante las fases del sueño profundo, de comportamientos que habitualmente incluyen el caminar.

Antes de comenzar a caminar, el paciente se sienta en la cama y mira alrededor de una forma confusa. Los ojos suelen permanecer abiertos y con sensación de asombro. Los pacientes se encuentran profundamente dormidos y es difícil despertarles del sueño. No se recuerda lo ocurrido. No existe tratamiento de este problema y solamente se debe evitar que ocurran accidentes fortuitos.

Terrores nocturnos

Se caracteriza por la aparición súbita y durante las fases de sueño profundo de episodios de llanto o grito inesperados, con una expresión facial de miedo o terror intensos.

Se suele acompañar de aumento de la frecuencia cardiaca, respiración y sudoración importante.

Lo normal es que el paciente permanezca sentado en la cama, profundamente dormido y sea difícil despertarle.

Despertar confusional

Se caracteriza por la aparición de un cuadro confusional al despertarse del sueño. Los pacientes se despiertan desorientados en tiempo y espacio, con enlentecimiento de la respuesta cerebral y una disminución de la atención y respuesta a los estímulos.

Es más frecuente en niños y adultos jóvenes y, habitualmente, desaparecen con la edad.

Parasomnias asociadas al sueño REM

Trastorno de conducta del sueño REM

Son conductas anormales que aparecen durante el sueño REM. En lugar de presentar una pérdida total del tono muscular (como ocurre normalmente en la fase REM), el paciente presenta movimientos violentos como puñetazos o patadas que se corresponden con la actividad motora de la ensoñación en curso.

Como consecuencia, los pacientes pueden autolesionarse o lesionar al compañero de cama. 

Parálisis del sueño aislada

Incapacidad para hablar y realizar cualquier movimiento voluntario con la cabeza, tronco o las extremidades debido a una pérdida completa del tono muscular.

Puede durar unos segundos o minutos y el paciente experimenta mucha ansiedad y puede tener alucinaciones.

 

Pesadillas

Ensoñanciones muy vivenciadas de contenido desagradable y producen una importante sensación de miedo.

El paciente suele recordarlas y es consciente de lo sucedido cuando se despierta.

Fuente: https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/parasomnias