Febrero: mes para informar y concientizar sobre el Síndrome de Asperger

El 18 de Febrero se conmemora el Día Mundial del Síndrome de Asperger, un síndrome que forma parte de los trastornos del espectro del autismo. Un mes para informar y concientizar sobre la inclusión.

Es un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista y que afecta la interacción social recíproca, la comunicación verbal y no verbal, una resistencia para aceptar el cambio e inflexibilidad del pensamiento.

El Día Internacional del Síndrome de Asperger se celebra el 18 de Febrero en honor al cumpleaños de su descubridor, el psiquiatra austríaco Hans Asperger, quién identificó un comportamiento similar y poco frecuente en un grupo de niños.

El profesional describió a los menores de la siguiente manera:

 

"Estos niños presentan a menudo una sorprendente sensibilidad hacia la personalidad de sus profesores. Pueden ser enseñados, pero solamente por aquellos que les ofrecen una comprensión y un afecto verdaderos, gente que les trata con cariño y también con humor. La actitud emocional subyacente del profesor influye, de modo involuntario e inconsciente, en el estado de ánimo y comportamiento del niño".

 

El Síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo que se incluye dentro del espectro autista y que afecta la interacción social recíproca, la comunicación verbal y no verbal, una resistencia para aceptar el cambio, inflexibilidad del pensamiento así como poseer campos de interés estrechos y absorbentes.

 

Los especialistas señalan que las personas con este síndrome pueden vivir su vida y triunfar en ella, pero su personalidad resultará un tanto extraña para los demás y es muy fácil que algún individuo, que no entienda que la persona que tiene Asperger, se sienta ofendido por su comportamiento

98.webp

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

  • Es un trastorno del neurodesarrollo; el cerebro de la persona con Síndrome de Asperger funciona de manera diferente a la habitual, especialmente en la comunicación e interacción social y en la adaptación flexible a las demandas diarias. 

  • Comparte las características nucleares del autismo. La persona con Síndrome de Asperger tiene dificultades en la comunicación social y en la flexibilidad de pensamiento y comportamiento. Sin embargo, tiene un lenguaje fluido y una capacidad intelectual media e incluso superior a la media de la población.

¿Cómo se comunica una persona con Síndrome de Asperger?

  • Tiene dificultad para entender la comunicación no verbal (gestos, expresiones faciales, tono de voz, etc.) y los mensajes sutiles que se transmiten a través de este canal.

  • Es muy literal; comprende el lenguaje según el significado exacto de las palabras por lo que muchas veces no entiende las bromas, los chistes, las metáforas o los sarcasmos.

¿Cómo se relaciona una persona con Síndrome de Asperger?

  • Le resulta difícil reconocer y comprender las reglas sociales “no escritas” por lo que, a veces, puede comportarse de manera inadecuada sin darse cuenta.

  • Quiere relacionarse con los demás, pero no sabe cómo hacerlo por lo que, a veces, puede encontrarse solo.

  • Le resulta muy difícil manejarse en situaciones en las que tiene que interactuar con muchas personas a la vez, lo que puede parecer que no quiere relacionarse o integrarse en el grupo.

¿Cómo puedes ayudar a una persona con Síndrome de Asperger?

  • Reflexiona sobre los desafíos sociales que afrontas todos los días e intenta ponerte en el lugar de una persona que genuinamente no los comprende ni sabe cómo afrontarlos.

  • Trata de empatizar con su experiencia y procura comprenderla, aunque a veces sea muy distinta a lo “convencional”.

  • Interésate por conocer bien a la persona, sus gustos e intereses, sus puntos fuertes y débiles, y las cosas que son importantes para ella.

  • Utiliza un lenguaje directo y concreto, sin ambigüedades o dobles sentidos. Esto hará que la comunicación sea más sencilla y satisfactoria para la persona.

  • Comprende la importancia de sus rutinas y “rigideces”. Son elementos importantes que le proporcionan seguridad. Puedes ayudar a flexibilizarlas sin imponer tu manera de ver las cosas.

  • Pregúntale cuál es la mejor manera de apoyarle. Él o ella te sabrá explicar cuáles son sus puntos fuertes y débiles y cómo prefiere que le ayudes. 

El Sueño en los trastornos del espectro del autismo

Las personas con autismo tienden a tener insomnio: necesitan un promedio de 11 minutos más que las personas de desarrollo típico para conciliar el sueño, y muchas se despiertan con frecuencia durante la noche. Algunas personas con esta afección tienen apnea del sueño, una afección que hace que dejen de respirar varias veces durante la noche.

 

El sueño en personas con autismo también puede ser menos reparador que para las personas en la población general. Pasan alrededor del 15 por ciento de su tiempo de sueño en la etapa de movimiento ocular rápido (REM), que es fundamental para aprender y retener recuerdos. La mayoría de las personas neurotípicas, por el contrario, pasan alrededor del 23 por ciento de su descanso nocturno en REM.

Muchas personas con autismo tienen otras afecciones, como problemas gastrointestinales, trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o ansiedad , y se sabe que cada una de ellas son disruptivas del sueño. Los calambres por estreñimiento, por ejemplo, pueden mantener despierta a una persona con autismo por la noche. Las sensibilidades sensoriales a la luz, el sonido o el tacto pueden contribuir a la dificultad para dormir.